Estudios

miR-326 y miR-26a, dos marcadores potenciales para el diagnóstico de las fases de recaída y remisión en pacientes con esclerosis múltiple remitente recurrente

Autores: Honardoost MA, Kiani-Esfahani A
Cita: Gene. 2014 Apr 30. pii: S0378-1119(14)00511-3. doi: 10.1016/j.gene.2014.04.069.

Diagnóstico, monitorización y biomarcadores:

Este estudio se centra en el microRNA-326 (miR-326) y el microRNA-26a (miR-26a) como miRNAs Th17-asociados cuyos niveles de expresión aumentan en linfocitos de sangre periférica (LSPs) de pacientes de esclerosis múltiple durante la fase de recaída comparados con los de la fase de remisión y de individuos sanos.

Se sabe que las células Th-17 producen numerosas citoquinas (IL-17, IL-21, IL-22 y GM-CSF) implicadas en el daño tisular de varias enfermedades autoinmunes como la esclerosis múltiple. El objetivo del presente estudio fue la evaluación de los niveles de miR-326 y miR-26a en LSPs de pacientes de EM remitente recurrente (EMRR) en los periodos de recaída y remisión separadamente. La discriminación entre los dos períodos es importante para el análisis del progreso de la EM y la evaluación de la efectividad del tratamiento.

Cuarenta pacientes de EMRR, incluyendo 20 pacientes en fase de recaída y 20 pacientes en fase de remisión, fueron estudiados durante un periodo de ocho meses. Se recogió su sangre en EDTA y se acompañó con la sangre recogida de 20 individuos sanos sin ningún tipo de enfermedad infecciosa o alérgica que activara su sistema inmune. Todos los pacientes en fase de recaída fueron nuevos casos de EMRR con un ataque severo y sin ningún consumo previo de fármacos inmunomoduladores, mientras que todos los pacientes en fase de remisión estaban siendo tratados con interferón-β. Sin embargo, para todos los pacientes en remisión, el ajuste farmacológico se realizó de tal manera que la toma de muestra se hizo una semana después de la última inyección de interferón y justo antes de la siguiente, cuando la cantidad de fármaco y su efecto son mínimos.

Inmediatamente después de la toma de muestras se aislaron los LSPs y se extrajo su ARN. Para eliminar cualquier posible contaminación con ADN no deseado, las muestras se trataron con DNase libre de RNasa. Se obtuvo el ADNc y se realizaron las reacciones de PCR cuantitativa para miR-326 y miR-26a. El nivel de expresión de miR-326 estaba significativamente elevado en el grupo de pacientes en fase de recaída comparado con el de pacientes en fase de remisión y el grupo sano.

No se observaron diferencias estadísticamente significativas entre los pacientes en fase de remisión y los individuos sanos. Además, no se observó una diferencia significativa en la expresión de miR-326 en los pacientes (juntos los recaídos y en remisión) comparada con el grupo sano. miR-26a mostró un aumento medio de 4,5 veces en los pacientes de esclerosis múltiple en fase de recaída comparados con los pacientes en remisión y los individuos sanos. Sin embargo no se encontraron diferencias estadísticamente significativas ni entre los pacientes en remisión y los individuos sanos o todos los pacientes (incluyendo recaídos y en remisión) y el grupo sano.

Resumen informativo:

En el presente estudio se encontró un aumento significativo en el nivel de expresión de miR-326 en el grupo de pacientes en fase de recaída comparado con los pacientes en fase de remisión y los individuos sanos. Estos resultados sugieren fuertemente la potencia discriminadora del nivel de expresión del miR-326 como un biomarcador valioso y preciso de la fase de recaída de los pacientes de EM en nuestros grupos de estudio. Sin embargo, se necesitan más estudios y a mayor escala para confirmar el uso clínico de la expresión de miR-326 como punto de corte en pacientes de EMRR.

 

Fuente: www.esclerosismultiple.com

Sobre el autor

Francisco del Vas