Investigación Rehabilitación

La logopedia puede ayudar a los pacientes con esclerosis múltiple

La intervención logopédica ayuda a los afectados a mejorar sus relaciones sociales y elevar su autoestima.

Se estima que entre el 25% y el 44% de las personas con esclerosis múltiple presentan alteraciones del habla o disfagia (dificultades para tragar), y una intervención logopédica precoz puede mejorar su calidad de vida.

Las alteraciones de la voz y el habla, y la disfagia (dificultades para tragar) son problemas que presenta entre el 25% y el 44% de las personas diagnosticadas con esclerosis múltiple (EM) en España, una enfermedad neurodegenerativa crónica, y hasta ahora incurable, que afecta sobre todo a adultos jóvenes (20-45 años), especialmente a las mujeres. Cada 31 de mayo se celebra el Día Mundial de la Esclerosis Múltiple que, este año, se centra en la mejora de la calidad de vida de los pacientes, con el lema ‘La vida con EM’.

Esta enfermedad, que se manifiesta con numerosos y diversos síntomas, desde trastornos motores y sensitivos, a inflamación del nervio óptico o depresión, también puede provocar problemas para hablar y para deglutir por lo que, como han recordado los expertos del Colegio Profesional de Logopedas de la Comunidad de Madrid (CPLCM), una intervención logopédica precoz puede ayudar a los afectados a mejorar sus relaciones sociales y elevar su autoestima.

Las dificultades para articular las palabras o mantener un ritmo apropiado al hablar, una inadecuada coordinación fono-respiratoria, entonación demasiado lineal, e incluso la ininteligibilidad de su lenguaje hacen que algunos pacientes con esclerosis múltiple tengan muchos problemas para comunicarse con los demás y puedan llegar a sufrir aislamiento social. La disfagia, además de molesta, puede tener como consecuencia una neumonía por aspiración, y aumentar el riesgo de desnutrición, o deshidratación.

La labor del logopeda es clave en los pacientes de esclerosis múltiple afectados por alteraciones del habla y la deglución, porque este profesional puede identificar precozmente estos problemas. Aunque, como explica Ángela Nogales, logopeda del CPLCM, no es posible detener el progreso de la enfermedad, la terapia logopédica (junto al tratamiento multidisciplinar y farmacológico) puede enlentecer el deterioro y lograr que se prolongue el uso funcional de las estructuras y músculos que intervienen en la voz, el habla y la deglución.

Cuando el paciente también presenta disfagia, el logopeda se centrará en potenciar que adopte una postura adecuada y en facilitar la movilidad de todas las estructuras y músculos involucrados en la deglución, con el objetivo de conseguir una adecuada coordinación de la deglución-respiración, y el buen funcionamiento de los reflejos para garantizar que la deglución resulte segura y eficaz.

La intervención logopédica, que también ayuda a corregir los problemas de fluidez verbal y las dificultades para planificar un discurso oral coherente, debe ser continuada, para reforzar al paciente frente a posibles recaídas, tal y como advierten los profesionales del CPLCM. Por ello, también se asesora a los familiares, cuya colaboración es esencial para que el tratamiento pueda seguir en casa.

Fuente: webconsultas.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies