Estudios

Expertos en esclerosis múltiple analizan el presente y el futuro de las técnicas de imagen

Una reunión internacional de expertos ha confirmado que las secuencias convencionales de esclerosis múltiple siguen siendo básicas para el diagnóstico, el diagnóstico diferencial y el seguimiento de la enfermedad. La resonancia magnética (RM) cervical es especialmente informativa a nivel basal, la RM no predice bien la respuesta al tratamiento, y la RM de control durante los dos primeros años de tratamiento predice el pronóstico a medio y largo plazo.

Además, las nuevas técnicas de RM ayudan a evaluar el proceso de neurodegeneración, y algunas de las nuevas secuencias son más específicas del daño neuronal-axonal. La RM de campo muy alto (3-7 T) permite un mejor conocimiento de la carga lesional, distribución y heterogeneidad de las lesiones, y los estudios con tomografía por emisión de positrones ofrecen una nueva visión de la fisiopatología de la enfermedad.

En otra línea, existen determinados biomarcadores de RM convencionales y no convencionales. La cuestión es su especificidad para analizar un proceso subyacente de afectación neuronal y daño axonal, su sensibilidad al cambio y, en consecuencia, su utilidad para la evaluación del paciente a largo plazo y la evaluación de fármacos neuroprotectores.

En definitiva, los estudios de imagen funcional y conectividad neural muestran que en la esclerosis múltiple existe una reorganización cortical cuyo equilibrio con el daño estructural es responsable de la discapacidad.

[Rev Neurol 2014]
Fernández O, Álvarez-Cermeño JC, Arnal-García C, Arroyo-González R, Brieva Ll, Calles-Hernández MC, et al.

Fuente: neurologia.com

Sobre el autor

Francisco del Vas